Archivo | Anécdotas RSS feed for this section

Mi hijo no

28 Mar

Siendo un guaje de unos 8 o 9 años jugábamos en una calle, donde los coches pasaban muy de vez en cuando, el balón era el que mandaba, el fútbol era el juego y el arbitro era el dueño de uno de los portales que daban a la calle, el solo vigilaba que la pelota no llegara al cristal.

Una tarde, paso lo que tenia que pasar, cuando se juntan niños una pelota y un cristal…. se dio la circunstancia que en ese momento el arbitro no se encontraba presente, pero el acta del partido la levanto igual. Al caer la tarde cuando los padres estaban en sus aposentos, fue casa por casa para convocar una reunión con los padres de los jugadores. En antaño, estos pequeños problemas se arreglaban sin papeles, ni policía. Antes de bajar mis padres, me preguntan que pasó, le dije que la portería se moviera y el balón, con tan mala suerte, fue dar al cristal.

Ya en la reunión, el arbitro dijo que había que poner el cristal y pagar lo gastos, todos de acuerdo menos un padre que dijo delante de todos, que «su hijo no» es capaz de hacer tal cosa, además  antes de bajar le afirmo que el no estaba allí. El cristal se puso y se pagó a escote entre los restantes jugadores del partido.

Al cabo de unos días, padre e hijo, pidieron disculpas a todos los miembros del equipo y a sus padres por afirmar que «su hijo no» estuviese en el partido, cuando fue a el al que se le movió la portería. El hijo dejo en ridículo a los padres y los padres creyeron ciegamente en su hijo.

Cuando seas mayor y si llegas a tienes hijos, nunca digas «mi hijo no» ya que nunca sabrás lo que pueden llegar a hacer un hijo cuando no están delante los padres. Fue una frase que me dijo mi madre a raíz del comportamiento del padre defendiendo a su hijo. Esta pequeña, pero gran lección, que me dieron mis padres, me viene a la memoria, después de muchos años, la vida es cíclica.

Esto le sucede a un amigo de mi hijo, los padres notan que el chaval lleva unos días nervioso, dejado y sin ganas de salir, al mismo tiempo se dan cuenta que saco una cantidad importante de su cuenta bancaria. Le preguntan que paso, el chaval le compone una historia a los padres en que la realidad supera la ficción, ante tan asombro los papás, ingenios ellos, llaman a un policía amigo, les cuentan la historia y les piden asesoramiento para poder presentar una denuncia, en estos tiempos las incidentes se arreglan con denuncias, el amigo policía, les comenta que escuchando la historia a primera vista, ve lagunas, pero si queréis presentar la denuncia, tal día a tal hora estoy trabajando en comisaria y os acompaño. Al ser mayor de edad, el chaval tiene que entrar solo, allí paso lo que tenia que pasar, la historia es una cosa y la realidad es lo que pasó.

Los padres no daban crédito de lo sucedido, pero la realidad es la que es, nunca sabemos lo que pueden hacer los hijos hasta que pasa. Ahí viene el recuerdo de la pequeña gran lección que me dieron mis padres a razón del cristal y la pelota.

Estos padres defendieron la verdad de su hijo hasta el final, el hijo sabia que sus padres estaban haciendo el ridículo con el policía amigo y con la sociedad. 

Sala de espera

23 Sep

Las salas de espera son eso, lugares donde el tiempo pasa por lo general muy lentamente. Después de un año acudiendo a las citas cada 21 día a las revisiones de Oncología, los pacientes y su acompañante hablan sin decir nada.

Recuerdo la primera visita, 14 de agosto 2020, al entran en la sala, me llamo la atención el silencio y orden que había allí, nada que ver con una sala de un aeropuerto, o la del médico de cabecera, ese murmullo que muchas veces son gritos o carreras, las caras que tenían los allí presentes decían muy bien por qué estaban allí, la contestación fue al salir de la consulta del Oncólogo, con los papeles en la mano para el tratamiento, analítica, sala llena de gente, el abrazo que nos dimos con los ojos llenos de lagrimas, sin decir nada, pero admitiendo lo que había, así por lo general son las primeras visitas en esta sala, todos los allí presentes pasaron ese primer momento de realidad que cambia la vida.

Con el paso del tiempo, misma rutina, siempre con un tiempo de espera considerable, no por negligencia del funcionamiento de Onco, más bien es por la cantidad de pacientes que la sección tiene adscritos, uno observa el ir y venir de la gente, si es primerizo, veterano todo esto se nota hasta en la forma de entrar y recorrer la sala, buscar sitio para pasar esa hora o hora y cuarto.

Los hay que vienen preparados, con su libro, su periódico, no levantando la vista de la lectura, excepto cuando suena el sonido para anunciar en pantalla la entrada de un nuevo paciente en las distintas consultas, estos suelen ser personas que están de vuelta y media, saben a lo que vienen y lo tienen todo muy asimilado, suelen ser pacientes ya llevan tiempo con la enfermedad a cuestas.

Hay otros que no paran diez minutos sentados, el ir y venir del baño es una constante, no paran con el dichoso móvil, son pacientes o acompañantes que no saben aún que hacen allí, no lo creen lo que les está pasando, estos no lo tienen asimilado y por supuesto no lo dan gestionado, con el paso del tiempo todo se asimila y se gestiona.

Cada uno pasa el tiempo, su tiempo, como mejor puede, todos sabemos a lo que estamos, la conversación entre los usuarios de la sala no llega más que a un simple saludo, ni se pregunta ni preguntan, las caras lo dicen todo, siempre a la salida de la consulta, los mismos papeles en la mano, los mismos tratamientos y cada vez más desgastados tanto pacientes como acompañantes, esto del cáncer es un sin vivir.

Pensionista

7 Mar

La vida, como tengo dicho en otras ocasiones, es como una caja de sorpresas nunca sabes lo que te depara en los siguientes momentos, las vueltas que da la vida…

Pues nada, otra vuelta de tuerca que nos toca vivir y aclimatarse a ella. Una caída en el trabajo es todo lo que nos pasó, no parecía nada grave pero lo que parecía una cosa fue todo lo contrario. En principio era un poco de reposo y unas pastillas para el dolor. La cosa se va complicando y después de las pertinentes pruebas radiológicas nos recomiendan pasar por el quirófano con la consiguiente rehabilitación, la operación sale bien pero el tiempo de recuperación es el que es.

La lógica a veces no es la realidad, no se puede estar más de un año de baja por la misma causa, primero tratamiento y reposo después citas, pruebas y lista de espera para la operación, y eso que fuimos por la Mutua que es parte interesada, si contamos que estuvimos esperando por la operación seis meses y nos dan un año después de la operación para poder hacer vida normal…..

Es cuando al pasar justo el año, nos llama para una visita protocolaria inspección médica, entras de una forma rutinaria y sales con la cabeza en los pies. Después de mirar todo el expediente sin dejar una coma sin leer y comprobar que todo lo allí descrito coincidía con lo que tengo, me dice la buena de la médica-inspectora, con muy buen tacto y mejores palabras, que no estoy capacitado físicamente para realizar el trabajo habitual. Que en breves se reunirá el equipo de valoración y tomaran una decisión, pero el informe dirá lo que le estoy diciendo. Con la misma me invita a salir. Ahí estoy saliendo de la sala con la autoestima por los pies, me acaba de insinuar que paso a ser pensionista. Impresionante como cambia la vida, ahora mismo estoy muy pero muy j….o.

La película

21 Ene

Todos los días después de cenar nos sentamos en el sofá degustando alguna infusión y charlar un poco para terminar el día, con móviles en mano, mandando algún mensaje o haciendo alguna compra, siempre con la televisión encendida, pero sin hacerle mucho caso, ya que la programación que ofrece después de los telediarios es poco entretenida y muchas veces por no decir siempre sin contenido, solo política… cuando ponen alguna película no se puede ver, siempre terminan bien pasada la medianoche, el día siguiente hay que madrugar, por lo que solo vemos películas los fines de semana.

Pero, la semana pasada hicimos lo de todos los días, nos sentamos con las infusiones, móviles y ponemos una cadena que empezaba la película, sin hacerle caso como todos los días, pero pronto dejamos los teléfonos y sin comentar nada nos pusimos a verla con interés.

La película trataba de lo vivido hace años, tal cual era, tal cual fue. Un recuerdo de las vivencias que pasamos. Ni idea como era el título ni tampoco en que cadena la vimos, quien era el director o quienes eran los actores, era una de estas americanadas que son intragables, pero la vimos por el contenido, sin cruzarnos palabra estábamos recordado lo vivido con el despido de servidor.

El trabajo, reacciones, consecuencias y sobre todo la impotencia por el entorno de culpabilidad que genera la dirección y algún que otro compañero de trabajo. Todo similar, no sé si estaba basada en hechos reales, parece una copia de lo vivido.

Trataba de una pareja con dos hijos pequeños, la vida los trataba bien sin ninguna clase de problemas mayores, pero cuando le comunican que el día siguiente no vuelva a trabajar, empieza el calvario a los cuatro miembros de la familia. El tener que explicar lo inexplicable a unos niños el por qué mañana papá no va a trabajar, el vecino que pregunta si estas de vacaciones, cuando consideraba que el amigo era amigo, cuando el móvil para de sonar o ahora no lo cogen, todas estas similitudes fue el argumento de la película. Donde la Santa y servidor no pestañeamos un solo momento hasta terminar, tampoco comentamos nada, recogemos las tazas y nos metimos en cama, supongo que ella antes de dormir recordó toda la película como lo vivido hace años. Esa noche uno no pudo dormir, los recuerdos no dejaron.

El móvil

11 Dic

Móvil, el móvil el dichoso móvil, que te acerca a las personas que están lejos, pero al mismo tiempo el móvil, el dichoso móvil, te aleja de las personas que están sentadas a tu lado.

Esto es el dichoso móvil…, cuanto bien y mal nos hace al mismo tiempo, muy poca gente lo sabe usar, es difícil muy difícil…el dichoso móvil.

El Cronicón

Diario de una trotamundos

En voz alta

Cuento cuentos, escribo y pienso, aunque no siempre lo hago en este orden.

Educación Jaén

Un lugar en el que dar visibilidad a todo lo bueno que se hace en nuestros centros educativos. Compartir para aprender y mejorar.

Mi cajón de sastre en Wordpress

Decidido: Moriré viviendo, esa es mi promesa y mi deseo... ahora veremos si me dejan ... si nos dejan

Grupo 2

Somos el grupo 2 de la asignatura Integración de las TIC en la docencia de la especialidad Científico-Tecnológica. Este grupo esta formado por: Jara Díaz de Rada Clavero, Isabel Gallardo Busto e Itsaso Ureta Royo.

Verónica Mas

Escribir es un modo de vida.

Mi mamá tiene cáncer

Qué pasa con la vida de la familia de un persona con cáncer

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

EL ECO DE TUS PALABRAS

"Todo cuanto me llegue yo tambien lo haré llegar"

Mariposas de Cris

Autora de "Dime con quién hablas y te diré si estás loca", "No me busquéis" y "¡Qué suerte la mía!"

LA INFORMÁTICA Y YO

Aprender el mundo de la informática

Remigio Sol

¡Viva la Música!

A %d blogueros les gusta esto: