Sala de espera

23 Sep

Las salas de espera son eso, lugares donde el tiempo pasa por lo general muy lentamente. Después de un año acudiendo a las citas cada 21 día a las revisiones de Oncología, los pacientes y su acompañante hablan sin decir nada.

Recuerdo la primera visita, 14 de agosto 2020, al entran en la sala, me llamo la atención el silencio y orden que había allí, nada que ver con una sala de un aeropuerto, o la del médico de cabecera, ese murmullo que muchas veces son gritos o carreras, las caras que tenían los allí presentes decían muy bien por qué estaban allí, la contestación fue al salir de la consulta del Oncólogo, con los papeles en la mano para el tratamiento, analítica, sala llena de gente, el abrazo que nos dimos con los ojos llenos de lagrimas, sin decir nada, pero admitiendo lo que había, así por lo general son las primeras visitas en esta sala, todos los allí presentes pasaron ese primer momento de realidad que cambia la vida.

Con el paso del tiempo, misma rutina, siempre con un tiempo de espera considerable, no por negligencia del funcionamiento de Onco, más bien es por la cantidad de pacientes que la sección tiene adscritos, uno observa el ir y venir de la gente, si es primerizo, veterano todo esto se nota hasta en la forma de entrar y recorrer la sala, buscar sitio para pasar esa hora o hora y cuarto.

Los hay que vienen preparados, con su libro, su periódico, no levantando la vista de la lectura, excepto cuando suena el sonido para anunciar en pantalla la entrada de un nuevo paciente en las distintas consultas, estos suelen ser personas que están de vuelta y media, saben a lo que vienen y lo tienen todo muy asimilado, suelen ser pacientes ya llevan tiempo con la enfermedad a cuestas.

Hay otros que no paran diez minutos sentados, el ir y venir del baño es una constante, no paran con el dichoso móvil, son pacientes o acompañantes que no saben aún que hacen allí, no lo creen lo que les está pasando, estos no lo tienen asimilado y por supuesto no lo dan gestionado, con el paso del tiempo todo se asimila y se gestiona.

Cada uno pasa el tiempo, su tiempo, como mejor puede, todos sabemos a lo que estamos, la conversación entre los usuarios de la sala no llega más que a un simple saludo, ni se pregunta ni preguntan, las caras lo dicen todo, siempre a la salida de la consulta, los mismos papeles en la mano, los mismos tratamientos y cada vez más desgastados tanto pacientes como acompañantes, esto del cáncer es un sin vivir.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

El Cronicón

Diario de una trotamundos

En voz alta

Cuento cuentos, escribo y pienso, aunque no siempre lo hago en este orden.

Educación Jaén

Un lugar en el que dar visibilidad a todo lo bueno que se hace en nuestros centros educativos. Compartir para aprender y mejorar.

Mi cajón de sastre en Wordpress

Decidido: Moriré viviendo, esa es mi promesa y mi deseo... ahora veremos si me dejan ... si nos dejan

Grupo 2

Somos el grupo 2 de la asignatura Integración de las TIC en la docencia de la especialidad Científico-Tecnológica. Este grupo esta formado por: Jara Díaz de Rada Clavero, Isabel Gallardo Busto e Itsaso Ureta Royo.

Verónica Mas

Escribir es un modo de vida.

Mi mamá tiene cáncer

Qué pasa con la vida de la familia de un persona con cáncer

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

EL ECO DE TUS PALABRAS

"Todo cuanto me llegue yo tambien lo haré llegar"

Mariposas de Cris

Autora de "Dime con quién hablas y te diré si estás loca", "No me busquéis" y "¡Qué suerte la mía!"

LA INFORMÁTICA Y YO

Aprender el mundo de la informática

Remigio Sol

¡Viva la Música!

A %d blogueros les gusta esto: