El despido

4 Mar

El día de autos por lo general, a no ser que lo veas venir por una u otra razón, es un día normal como cualquier otro día de la semana, normalmente es un viernes a última hora de la tarde.

Pues así fue, cuando estaba terminando la jornada apagando el ordenador y despidiéndome de un compañero que tenia que salir un poco antes, suena el teléfono, es el jefe que fuese a su despacho, no le doy importancia pero no apague el ordenador ya que pensaba que era para preparar algún trabajo para el lunes, voy a su despacho, que es grande, no le falta de nada. Estaba esperándome de pie agarrado a la puerta para cerrarla, me dice que me siente, cuando me siento veo la carta de despido y el talón encima de la mesa, esto no me puede pasar a mi, tiene que ser un sueño, pienso yo, es cuando el viene junto de la mesa y se sienta enfrente de mi, pero sin mirarme, empieza a decir un discurso que tiene muy preparado “como sabes los tiempos que corremos, no tenemos nada contigo, estamos pasándolo mal, hasta que llega el tenemos que prescindir de ti, no da tiempo de reacción, no admite mas conversación, ignora la palabra colocar en otro sitio ó bajar el salario. Es lo que te pertenece pero repásalo nos podemos equivocar. La conversación, más bien fue un monologo, no dura mas de diez ó doce minutos. Sales del despacho para el puesto de trabajo, ya no queda ningún compañero, buscas una bolsa para recoger la mesa, ya que siempre tienes alguna cosa persona, borras dos carpetas personales en el ordenador y lo apagas sabiendo que este ordenador que estrenaste y tantas veces encendiste no lo volverías a usar. No lo das asimilado, tampoco lo esperas, tanto es así que te vas con las llaves y el teléfono que son de la empresa, no se si no se atrevió a pedírmelas ó no se dio cuenta la verdad es que yo no me acorde de nada. Puse la chaqueta cogí la bolsa con mis recuerdos de años cerré la puerta y bajando las escaleras se me vino el mundo encima. “Ahí queda más de un cuarto de mi vida”.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Alguien Diferente

Reflexiones de un autista

Uwindroid

Tu blog sobre Ubuntu, Windows y Android

Óleos y Música

Blog personal de la hija de un artista

Miradas

Por Sandra García González

Marcos Moreno

Hablemos todos un poco y aprendamos mucho de algo.

Inversiones y Gestión

Consejos para realizar mejores inversiones, y administrar mejor nuestras finanzas. Por Jonatan Kon Oppel.

¡Mamá, quiero ser psicóloga!

Mi día a día en la UOC

picasso2013fol

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Simplemente yo

Experiencias de mi hijo con síndrome de down

Mima tu vida cocinando sano

Recetas y más para mimarnos cada día

eulaliobe

This WordPress.com site is the bee's knees

Mariposas de Cris

Autora de "Dime con quién hablas y te diré si estás loca"

LA INFORMÁTICA Y YO

Aprender el mundo de la informática

Principiantes entre fogones

Recetas de Cocina para amantes de la gastronomía casera, pensando en los "españoles por el mundo" que, por primera vez, se ven solos "entre fogones" y para todos aquellos que quieren aprender a cocinar.

Remigio Sol

¡Viva la Música!

El blog de una empleada doméstica

Aventuras de una chacha

Maite Pombar Pedrosa

Ampliando horizontes en el mundo empresarial

la recacha

Una recacha es un sitio donde uno se siente a gusto, protegido. Un entorno adecuado para reflexionar sobre la vida...

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou